¿Qué ha cambiado el COVID en los espacios interiores?

Todo, vamos a vivir un cambio de paradigma. No nos podemos permitir que los empleados/clientes/proveedores estén intranquilos y desconcentrados, o incluso paralizados por el miedo al contagio. Tenemos que generar confianza. En las circunstancias en las que estamos se ha convertido en una necesidad que las espacios cerrados (oficinas, hoteles, etc.) sean saludables..

Habrá nuevos criterios de las empresas la elección de los inmuebles. Priorizarán que las infraestructuras provean un espacio más saludable ya que eso les ayudará a atraer, fidelizar y comprometer al talento o a los clientes.

Cambiará la definición de calidad de las instalaciones, que hasta ahora era sinónimo de eficiencia energética o de sostenibilidad. A partir de ahora, un edificio de calidad será un edificio saludable o no será de calidad.

El previsible aumento del teletrabajo conllevará que la densidad de nuestras oficinas se reduzca. Algo que ha comenzado por necesidad se va a consolidar.

Densidad y circulación de personas en espacios comunes. Van a reestudiarse para rebajar la simultaneidad y se utilizarán mucho más las escaleras.

Habrá más espacios para videoconferencias, tanto individuales como colectivos. Los empleados se han acostumbrado rápidamente al uso de herramientas de videoconferencia y todos hemos comprobado la eficiencia de estos sistemas.

Se replantearán los open spaces tal y como los conocemos.

Se replanteará la tendencia de los espacios residenciales compartidos, el coliving.

Se promoverán nuevas normativas y certificados que validen la salubridad de los espacios cerrados.