Reforma vivienda Rosales. Madrid 2019

Superficie 360 m2

Proyecto, obra e interiorismo de vivienda ecoeficiente y de Arquitectura saludable. Diseño de mobiliario singular. Gestión de licencias.

 

 

Marqués de Urquijo: un lugar de paz.

 

“Serenidad, esa palabra resume lo que siento al vivir en esta casa” afirma la propietaria de esta vivienda de 360 m2 situada en el barrio madrileño de Argüelles junto al Parque del Oeste, y que ha sido transformada por Galöw.

 

Se trataba de piso anticuado y poco práctico de los años cincuenta, que planteaba el desafío de convertirse en una vivienda familiar confortable, eficiente y elegante. En esta reforma integral interior fueron puestas en práctica todas las estrategias de arquitectura saludable centradas en el bienestar y la calidad de vida de las personas. Se reorganizaron los espacios, se implementaron medidas de eficiencia energética, y se diseñó equipamiento y mobiliario innovador a medida.

 

La estructura metálica de la vivienda permitió darle una configuración espacial contemporánea a una casa con grandes posibilidades. Los nuevos espacios fueron enmarcados con el diseño de los techos y se reforzaron con una iluminación lineal e indirecta, integrada en candilejas y cortineros. El máximo disfrute del sol y su combinación con una iluminación serena, asegura una luz adecuada y confortable en todo momento y proporciona bienestar visual. Adicionalmente, los colores elegidos para los acabados fueron suaves, contribuyendo a la elegancia del ambiente y conformando un marco atemporal.

 

Espacios de armonía

La entrada principal conecta con la estancia central común mediante un recorrido longitudinal inundado de luz. Se recuperaron tres ventanas con vidrieras originales y se dispuso frente a ellas una innovadora librería de diseño propio, que purifica el aire, acentúa la luminosidad y promueve el movimiento entre espacios. Se potenció la direccionalidad con esta estantería lineal, con elementos vibrantes de proporciones esbeltas, respondiendo formalmente al dinamismo del espacio donde se integra. Sus superficies con propiedades fotocatalíticas, tienen efecto antibacteriano y eliminan productos químicos del aire.

 

La estancia familiar de reunión se diseñó como un espacio único secuenciado en una sucesión de varios usos, como punto de convergencia de las diferentes áreas de la casa. La iluminación perimetral e indirecta facilita la percepción continua y completa del espacio, consiguiendo el objetivo de confort visual. Para marcar la transición entre diferentes áreas, se diseñó una estantería metálica de doble faz, que funciona como filtro para la zona de descanso y lectura. Está formada por chapas de acero cor-tén que se articulan verticalmente en bandas, y también dan cobijo a los libros y objetos de decoración.

 

Se reforzó la privacidad en los dormitorios mediante un vestíbulo previo, que asegura el descanso de los ocupantes. La reorganización de los espacios recuperó segmentos de las estancias principales, abiertas a la tranquila calle de Juan Álvarez Mendizábal. Se dotó de baño propio a todos los dormitorios y se incorporaron vestidores y armarios integrados en las habitaciones. Los cuartos de servicio se reagruparon para dar lugar a un gran estudio de pintura, independiente del resto de la casa, con el objetivo de evitar ruidos y molestias.

 

Se llevó a cabo una operación completa de acondicionamiento energético para conseguir una vivienda eco-eficiente. Se instaló aislamiento térmico adicional en toda la envolvente, eliminando los puentes térmicos. Las nuevas ventanas incorporan un gran aislamiento térmico y acústico. Su perfilería cuenta con una baja transmitancia y su composición es 100% reciclable y está libre de metales pesados. Sus vidrios denominados inteligentes, reducen el efecto invernadero y retienen el calor del sol en invierno.

 

Por último, se implementó un sistema de climatización por aire que cuida la calidad del ambiente interior. Regulable y zonificado, completamente integrado en el diseño de techos, con los dispositivos instalados en puntos clave, que controlan la temperatura y la humedad de forma independiente y personalizada. El trazado estratégico de la red de conductos permite conseguir el confort deseado en cada estancia, con un impacto mínimo en la altura libre. Y su diseño, tanto de conductos como en la elección de la maquinaria, aseguraron una instalación completamente silenciosa.

 

Se ejecutaron aquí un conjunto de medidas de arquitectura saludable, que optimizan el confort térmico, acústico y lumínico y mejoran la eficiencia energética de la construcción existente, convirtiéndola en una residencia saludable. A través de todas estas intervenciones, se ha erigido en pleno Madrid una vivienda que es un símbolo de bienestar y serenidad para sus ocupantes.

 

Ágora Sanitas. 2018


 
 
 

Ágora Sanitas: he aquí el futuro.

 

El proyecto para el concurso de auditorio y centro expositivo Ágora Sanitas, es un espacio tecnológico y multiprogramático, de visión vanguardista y esencialmente saludable que invita al encuentro y estimular la creatividad de sus visitantes.

 

Ubicado en la Sede Central de Sanitas en Madrid, junto a la verde extensión del Parque Juan Carlos I y del Parque El Capricho, se trata de un lugar capaz de acoger un aforo variable, dependiendo de la ubicación elegida para el escenario en su planta elíptica de 600 m2. Es amplitud, confort y, desde luego, diseño. Se abre a un magnífico jardín escalonado en la fachada norte, cuya visión y disfrute se enfatiza en esta propuesta.

 

El programa que enmarca esta construcción se centra en mejorar la salud y la calidad de vida de los ocupantes del espacio en términos físicos y emocionales. El diseño está concebido como un punto de encuentro saludable entre la actividad interior de los trabajadores y las propuestas de valor de ponentes e invitados.

 

Muestra de ello son los elementos superficiales que purifican el aire; un mobiliario que potencia la movilidad de las personas cuidando de la ergonomía; un techo de formas orgánicas y vistas a la naturaleza que siguen los criterios de biofilia; una iluminación indirecta y regulable acorde a los ritmos circadianos del sol y una inmejorable absorción acústica.

 

Sus superficies con propiedades fotocatalíticas, tienen un efecto antibacteriano, eliminan productos químicos del aire y son de fácil limpieza. Además, el jardín vertical interior se extiende de suelo a techo por el lado largo sur con variedades de plantas adaptadas, produce oxígeno y absorbe CO2, elimina polvo en suspensión, metales pesados y compuestos orgánicos volátiles COV; consiguiendo el efecto terapéutico que nos aporta el contacto con la naturaleza o Biofilia. Se plantean filtros especiales en los conductos de renovación de aire que van más allá del cumplimiento normativo, eliminando con ellos no sólo los contaminantes, sino también todo elemento patógeno o alergénico que pasa por ellos.

 

A todo esto se suma su configuración interior flexible, determinada por un mobiliario tecnológico, rodante y agrupable, pensado en variadas posiciones para adaptarse a las condiciones y necesidades de los usuarios, y posibilitando diferentes actividades simultáneas. Así mismo, el conjunto de muebles diseñado a medida genera un valor diferencial: hablamos de proyectores de hologramas, sofás, mesas, gradas, un escenario, portamonitores y un videowall modulable a la medida del espacio y sus dinámicas.

Los techos tienen una presencia clave en todo el proyecto; potenciado por la iluminación que remarca sus cambios de nivel, se desarrolla en formas curvas elípticas que producen una sensación envolvente con luces regulables, por un lado, ofreciendo una iluminación lineal perimetral continua y, por otro, una iluminación puntual focalizada. El techo se encuentra con una pared curva de vidrio retroiluminado en el lado Este del perímetro reforzando la idea de concepción futurista.

 

Una sinuosa Mesa Onda en cuatro alturas cruza la fachada del lado largo que se abre hacia el jardín exterior a través de unas lamas regulables, su forma promueve la saludable movilidad y la ejecución en Solid Surface que purifica el aire eliminando NOx y evitando la proliferación de bacterias, mejorando la calidad del aire interior y permitiendo un acabado sin juntas.

 

Unas gradas escalonadas curvas formadas por cuatro módulos rodantes independientes recogen y centran la actividad, el diseño dinámico potencia la interactuación entre usuarios y permite su interconexión, asegurando mediante peldaños intermedios que los desplazamientos sean cómodos y seguros.

 

Por último, se optimiza la telepresencia con unos proyectores con tecnología de reproducción de hologramas o personas en tres dimensiones, diseñados por nosotros para mantener una reunión con sensación de presencia real y que permiten reducir la sobrecarga de viajes de los empleados y la ineficiencia que ocasionalmente se deriva de estos, facilitando así los encuentros y la participación.

 

Ágora Sanitas aplica el conjunto de medidas de arquitectura saludable, que configuran este espacio de trabajo en un lugar para la innovación, la inspiración y la salud. El trabajo de Galow ha sido, además de asumir el desafío de materializar las exigencias de diseño y un novedoso concepto, fomentar con este proyecto arquitectónico y el uso de las tecnologías más avanzadas, el bienestar físico y emocional de las personas.

 

Lobby Hotel 5* Puerta América. Madrid 2017

 

Lobby Hotel Puerta América: prestigio, innovación y bienestar.

Las firmas de tres premios Pritzker, Jean Nouvel, Zaha Hadid y Norman Foster, convierten al Hotel Puerta América Madrid en un referente de la arquitectura universal. De ahí el honor –y desafío también- para Galöw de diseñar y construir un nuevo lobby para el edificio.

El Lobby existente era inadecuado para un hotel de estas características, por lo que hicimos un estudio pormenorizado de los problemas a solucionar con nuestro Proyecto: El acceso peatonal era poco visible y no se identificaba desde el exterior ni desde el interior diferencias entre el acceso principal y el de emergencia, siendo ambos muy angostos para el trafico simultáneo de huéspedes. Al entrar desde la calle al hotel no había visibilidad del front desk, lo que producían confusión a los clientes. El mostrador era pequeño y sus inadecuadas dimensiones generaba todo tipo de problemas operativos y de seguridad, hasta el punto de que los clientes más altos se daban golpes en la cabeza con la parte superior del mostrador. Todo el lobby era muy oscuro y carecía de consigna, por lo que las maletas se amontonaban a la vista de todos cuando entraban y salían grupos o check-in/out de personas con horarios coincidentes en el hotel. Desde el Back office de la recepción no se veía el front desk y el personal de recepción se quejaba constantemente de disconfort térmico y lumínico.

La necesidad del hotel era concreta y sumamente relevante: profesionalizar y hacer competitivos y rentables todos sus puntos públicos de venta. El rol de Galöw consistió en diseñar esos espacios y aportar una propuesta innovadora con una nueva visión del hotel, a través de la arquitectura saludable. El Proyecto debía ejecutarse en un plazo de seis semanas. Mientras tanto el hotel debía continuar su operativa sin interrupciones.

Salud, funcionalidad y elegancia

En el proyecto del lobby se aplicaron materiales y soluciones técnicas para fomentar la salud de los usuarios, se redistribuyó el acceso y el resto de dependencias para optimizar el funcionamiento, y se cuidaron los acabados, la luz y los colores, para conformar un marco elegante, apropiado para recibir a los huéspedes de un hotel de cinco estrellas.

La nueva entrada se planteó como un espacio claro y unitario, constituida por unas secuencias espaciales que se remarcan mediante el juego de los techos y se acentúan más con una cuidada iluminación lineal indirecta.

Contribuyó a mantener esta visión unitaria la incorporación de una segunda piel en las fachadas interiores, formada por un enlistonado que hace de envolvente y se adapta a las diferentes curvaturas, generando un juego de luces y sombras, que se convierten en transparencias en los puntos estratégicos donde la visión del exterior es necesaria. Además de añadir dinamismo e indicar los recorridos a seguir facilitando la movilidad.

El front-desk fue diseñado como una pieza rotunda, de líneas depuradas y conceptualmente futurista. En el proceso de diseño, se estudiaron cuidadosamente las alturas y los anchos de cada uno de los elementos para construir un mobiliario eficaz y ergonómico, tanto para los huéspedes del hotel como para sus empleados, teniendo siempre presente la misión de proporcionar un entorno saludable, agradable y motivador a los huéspedes.

El material antibacteriano de sus superficies, utilizado por primera vez en España en esta obra, posee propiedades fotocatalíticas: elimina óxidos de nitrógeno, de azufre y compuestos orgánicos volátiles. El resultado es que a la pureza formal del nuevo diseño del espacio, se suma la pureza ambiental proporcionada por este material, que limpia el aire suficiente que consumen 450 personas al año.

En términos de experiencia de usuario, el lobby se consolidó como un verdadero espacio de bienvenida. Se reubicó el punto de acceso peatonal, con el objetivo de dotar de visibilidad al front-desk al entrar en el hotel, se estableció un espacio de consigna para ocultar de la vista de los huéspedes el equipaje de otros visitantes con horarios coincidentes. Se amplió y reorganizó el back office, dotándolo de visibilidad hacia el lobby y de la funcionalidad propia de unas oficinas. Se rehízo la instalación de aire acondicionado, proporcionando confort térmico a los huéspedes y empleados del hotel, que han incrementado su bienestar laboral en la recepción y reduciéndose la incidencia de bajas laborales.

El diseño de los techos contribuye a la conformación espacial de los nuevos espacios, que se reforzaron con una iluminación lineal e indirecta, integrada en candilejas y foseados. Esta luz difusa asegura en todo momento una iluminación adecuada y confortable. El blanco fue el color elegido tanto para los acabados verticales como para los techos, que se combina con el mármol travertino del suelo, contribuyendo al confort visual y a una cuidada estética.

Finalmente, se incorporó el uso de tecnologías que mejoraron sustancialmente la experiencia del huésped dentro del hotel, que van desde una conexión a Internet de máxima velocidad en todos los puntos del lobby, al videowall como una herramienta de orientación, pasando por una iluminación regulable que facilita el desarrollo de diferentes tareas y la personalización de los espacios, hasta la utilización de pantallas gigantes táctiles y rodantes que pueden trasladarse fácilmente a cualquiera de los espacios que configuran el lobby.

A partir de una visión de arquitectura saludable, considerando siempre la experiencia del huésped como protagonista, cumpliendo los plazos y aportando instrumentos de diferenciación, Galöw desarrolló en tiempo record un proyecto medido con los más altos estándares del mundo, robusteciendo el trabajo de algunos de los mejores arquitectos con un claro propósito: alcanzar los más altos niveles de bienestar y confort para todas las personas que lo visitan.